JAVIER ÁLVAREZ

Artista plástico y visual de Bellas Artes, también licenciado en Artes de la Universidad de Antioquia, es un gestor cultural co-fundador de Taller Siete y actualmente director artístico de Biophilia.

Javier Álvarez es un ferviente practicante del arte, dibujante, pintor, animador digital, editor de video y profesor, me gusta trabajar con la gente en torno a temas contemporáneos de pintura, reviso temas sociológicos del contexto antioqueño y colombiano, preocupado por asuntos relacionados con la historia del arte, trabajo a partir de escenas religiosas, arte sacro y profano y otros temas vinculados al paisaje y la figura humana, presentando unas metodologías y unos procedimientos del orden de lo constructivista y expresionista a veces con materiales no convencionales y otras veces combinando técnicas tradicionales con experimentales.


CARLOS LÓPEZ

Cuando tenía diez años de edad, en mi cuarto grado de primaria, tuve varios cuadernos que llené de dibujos. Los cuales, aún conservo. Además, a la misma edad, pude conocer la biografía de Leonardo Da Vinci (ese genio inventor, pintor y mil profesiones más). Dos anécdotas que me dejaron marcado como el primer amor de infancia.
Cuatro décadas después, volví a dibujar y me inicié con la pintura, como el anciano que sueña con su primer amor. Algo que considero que no me llega tarde, porque pienso que la vida del ser, se compone de intervalos, por décadas, donde cada una de ellas merece escribirse un libro o dejar una huella. Cada diez años debemos reinventar algo, como Da Vinci.

En los últimos meses, trato de plasmar en la pintura la compaginación de tres palabras: el tiempo, la soledad y la tecnología.
Con el dibujo y la pintura pretendo hacer el mismo imposible que he buscado con el periodismo: perfeccionar la técnica para contar historias que me permitan entender la complejidad del ser humano en su propia destrucción y la búsqueda de mí mismo. Cada experimento que pinto lo veo como otro imposible: que cada pincelada sea como una palabra que en su contexto poético dé ritmo, volumen, color y sombra a los personajes, espacios y al tiempo de la historia.
Dicho con otras palabras: cuando pinto me siento como un ciego que con su bastón recorre caminos nuevos, y busca el horizonte con esperanza, humildad y liberación. Como escribió Leonardo Da Vinci: “La pintura es poesía muda; la poesía pintura ciega».

Páginas: 1 2 3 4